24 abril, 2024

Sequía: en soja, 4 millones de toneladas menos que en enero y caída abrupta del rinde promedio

6

En General Pinto explican cómo se da la caída de la condición en los cuadros de soja: “En 3 días se da un cambio drástico al quedarse el suelo vacío y la raíz sin humedad. Es un momento de caída abrupta con condiciones ambientales brutales entre la falta de agua y máximas de 38 a 40°C

La Bolsa de Comercio de Rosario dio a conocer en el último informe un panorama desalentador para la economía del interior y con consecuencias serias para el Estado.

Bolsa de Comercio de Rosario

En Soja, el recorte es de casi 4 millones de toneladas respecto a un mes atrás. Inédito: hay 1 millón de hectáreas perdidas y el rinde promedio pasó de 24 qq/ha a 18,2 qq/ha. Febrero desmoronó también al maíz tardío: el rinde promedio pasó de 72 qq/ha a 48 qq/ha. 

El Pacífico se encamina a la neutralidad a partir de marzo. Pero los actuales requerimientos para equilibrar las reservas superan ampliamente los valores que normalmente provee marzo”, dice el consultor Elorriaga.

Soja: por la sequía, solo se cosechará la tercera parte de lo que se esperaba a principios de la campaña

En la región núcleo, con un escenario normal de clima se esperaba producir 19,7 millones de toneladas de soja. El 9 de febrero la estimación bajó a 10,4 millones de toneladas de soja. Y hoy, 2 de marzo, se estima que serán solo 6,5 millones de toneladas. Lamentablemente, no hay lluvias a la vista que permitan ponerle un piso definitivo a la cosecha. La situación es muy grave y puede aún empeorar más. Por el momento, se estima que la cosecha solo será el 33% de lo que se esperaba a principios del ciclo. Respecto al año pasado, que se consideraba la peor campaña desde el 2008/09 con 13,5 Mt, el ciclo 2022/23 dejaría incluso solo la mitad de ese volumen de soja.

Un febrero sin agua y 9 olas de calor dejaron la inédita cifra de 1M de ha perdidas en soja

En más de 45 años de profesión, nunca viví una campaña productiva tan desastrosa y dañina para las empresas agropecuarias”, dice un ingeniero de Bigand. Las condiciones extremas de febrero configuraron una pesadilla inimaginable para el productor de la zona núcleo.

Por la falta de agua se dejó de controlar casi generalizadamente malezas y plagas en los lotes de soja de segunda y en los sembrados sin cultivo  antecesor (de primera) que por la falta de humedad no se pudieron sembrar hasta los últimos 10 días de enero. Muchos refieren que la producción en esos casos será cero. Ya se estima que uno de 4,6 lotes de soja sembrados no será cosechado, pero la relación puede crecer drásticamente si no llueve en los próximos 10 días. Este es un nivel de pérdidas  histórico para la región del que no se tiene registro. En los últimos 15 años, la última campaña con el mayor nivel de perdidas fue la 2016/17 con casi 400.000 has.

“La sequía ahora va por la soja de primera”

En General Pinto explican cómo se da la caída de la condición en los cuadros de soja: En 3 días se da un cambio drástico al quedarse el suelo vacío y la raíz sin humedad. Es un momento de caída abrupta con condiciones ambientales brutales entre la falta de agua y máximas de 38 a 40°C. Aparte, en soja de primera estamos transitando el momento crítico en las peores condiciones imaginables. El deterioro que vemos no tiene precedente”. Este es otro de los factores que explica como cayeron los rendimientos estimados. De los 24 qq/ha que se esperaban en soja (1ra y 2da) a principios de febrero como promedio de la región, ahora el guarismo se actualiza en 18,2 qq/ha. Este rinde está debajo en 5,7 qq/ha del peor rinde que se tenía registrado, el del 2008/09.

El 17% del maíz de fechas tardías está perdido y el 85% está de regular a malo

En 15 días se perdieron 119.000 hectáreas entre maíz de segunda y tardío: pasamos de 81.000 a 200.000 ha. Quedan en pie 969.800 ha de las cuales el 50% está de regular y el 35% en malas condiciones. Los rendimientos también se han desplomado: a día de hoy se estiman 48 qq/ha de promedio vs los 72 quintales que se esperaban 30 días atrás.

La situación del maíz tardío es muy crítica  y se replica a lo largo y ancho de la “núcleo”

En el centro-sur santafecino las pérdidas de área ascienden al 12%. Los maíces tardíos y de segunda están perdiendo hojas y comienza a retrasarse su desarrollo. Se observan pérdidas de plantas. Se estima entre 40 a 50 qq/ha. En el extremo sur santafecino las pérdidas son del 7%,  la mitad de los cuadros que siguen en producción está en malas condiciones y estiman 40 a 70 qq/ha. En el noreste bonaerense las pérdidas son del 20% del área. El 70% de cultivo en pie está en malas condiciones y esperan 40 qq/ha promedio. “La situación es irremontable”, lo dicen desde Pergamino donde la totalidad del maíz de segunda está perdido y ruegan alcanzar 40 a 50 qq/ha en lo que queda del tardío. En el noroeste de Buenos Aires aun no acusan perdidas pero el 80% del cultivo esta de regular a malo. Allí la proyección de rinde asciende a 60 qq/ha. En el este cordobés, las pérdidas son del 5%, hay un 20% en malas condiciones y un 40% regular, el rinde estimado es de 50 qq/ha.