17 julio, 2024

José Eduardo Rodríguez, que vive en Francisco Madero, tiene prohibido desde hoy ingresar a La Pampa

547

La sentencia fue dictada por el juez de control santarroseño, Carlos Ordas, al homologar un acuerdo de juicio abreviado presentado por la fiscala Cecilia Molinari, la defensora particular Vanessa Ranocchia Ongaro y el propio imputado, José Eduardo Rodríguez, quien admitió la autoría del delito de Violencia de Género

A un hombre que vive en Francisco Madero se le prohibió ingresar a La Pampa durante tres años, luego de ser condenado a seis meses de prisión en suspenso por ser autor del delito de amenazas simples en perjuicio de una expareja, siendo los hechos enmarcados en la ley 26485 de Protección Integral a las Mujeres.

La sentencia fue dictada por el juez de control santarroseño, Carlos Ordas, al homologar un acuerdo de juicio abreviado presentado por la fiscala Cecilia Molinari, la defensora particular Vanessa Ranocchia Ongaro y el propio imputado, José Eduardo Rodríguez, quien admitió la autoría del delito.

Los ataques verbales ocurrieron el mes pasado, el 20 de mayo, cuando Rodríguez, de 47 y desempleado, le expresó a la víctima –entre otras frases insultantes–, “te voy a romper las costilla h.. de…, vas a ver cómo te dejo, te dije una vez que te iba a cagar a palos (sic) y te di”; “por más me supliques, más patadas te voy a dar, te voy a pisar la cabeza”; “no te preocupes que te encuentro en menos de lo que pensás”; “atendeme porque te mato a palos”; y “te voy a degollar, te voy a romper la cabeza, te voy a reventar”.

Ese mismo día, el acusado ingresó a la casa de su expareja y la agredió físicamente, aunque sin provocarle lesiones. Por ello la denunciante se fue a la vivienda de su madre y dos días más tarde regresó a la suya –acompañada por una amiga– para alimentar a sus perros.

En esas circunstancias, Rodríguez apareció en el lugar y, “tornándose agresivo le pidió entrar a la casa”. Las mujeres lograron salir y fueron perseguidas por aquel en su camioneta Toyota Hilux. Cuando llegaron a la Unidad Funcional de Género pidieron ayuda y Rodríguez se dio a la fuga, siendo aprehendido luego de una persecución policial.

En el abreviado, las partes convinieron –además de los seis meses en suspenso– que el imputado deberá cumplir las siguientes pautas de conducta durante tres años: fijar residencia, y en caso de mudarse informar a la fiscalía o al juzgado; someterse al contralor de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación para personas en conflicto con la ley penal; abstenerse de ingresar a la provincia de la Pampa y relacionarse de ningún modo con su expareja (personalmente, por teléfono, por medios virtuales, mensajes de texto, redes sociales, etc.). Ordas dispuso el decomiso del teléfono ¡Phone 7 secuestrado a Rodríguez con fines de uso público.

Durante la tramitación del proceso, el acusado estuvo detenido tres semanas, hasta que se le morigeró la prisión preventiva por una prohibición de contacto, acercamiento y comunicación con la víctima e ingreso a La Pampa. Ese mismo día la damnificada recibió un botón antipánico.