22 abril, 2024

Reaccionó la sociedad de General Pinto a raíz del asesinato de un joven de 21 años

8

Marcha para la tarde del sábado y sigue el reclamo con la gente saliendo a la calle

El crimen de un joven de 22 años, identificado como Patricio Pacheco, desató una pueblada en General Pinto, donde vecinos de la comunidad marcharon pidiendo justicia.

General Pinto – la casa donde vivía el asesino

Cerca de las 6:30 horas del sábado, un sujeto de 21 años con un frondoso prontuario, atacó a Pacheco y lo hirió gravemente con un arma blanca.

Ocurrió en calle Villegas, entre Mitre y San Martín, en momentos que la víctima acababa de regresar de una fiesta en Germania a bordo de una combi. Fue cuando descendió del vehículo, que Leonel Sancho, de 21 años llegó al lugar en moto y lo atacó provocándole la herida que posteriormente le provocaría la muerte.

Sancho huyó del lugar en su motocicleta y, a unos 1500 metros, descartó el cuchillo.

Sancho, que además está imputado en otras 39 causas penales, fue capturado rápidamente por la Policía y los uniformados realizaron un rastrillaje para intentar hallar el arma homicida, lo que consiguieron minutos más tarde.

General Pinto – Comisaría

El asesino debería haber estado preso, sin embargo, la justicia permitió que siguiera en libertad, delinquiendo contra la propiedad en algunos casos, incitando a la pelea, o amenazando, entre otros delitos. El último fue el peor.

El mismo sábado y, con el correr de las horas, la convocatoria se hizo masiva. Familiares y amigos de Pacheco, acompañados por cientos de vecinos, caminaron por la avenida Mitre bajo un profundo pedido de justicia. Cuando la columna pasó por la comisaría se generaron algunos incidentes que, en primer momento, no pasaron a mayores. Luego, la marcha se dirigió hacia la casa de Sancho, una vivienda semidestruida que funcionaba a modo de aguantadero. Los vecinos atacaron la casa y encendieron fuego en el interior.

General Pinto – vehículos policiales

En la comisaría, se generaron serios incidentes que incluyeron la rotura de vidrios de las ventanas de la comisaría, de dependencias municipales, y hasta el intento de incendiar una oficina de la sede policial.