Sobre la reunión con el ministro Domínguez, la Asociación Agrícola de La Pampa manifiesta desacuerdos

«El problema de la mesa de los argentinos es la inflación galopante en la que se encuentra el país», manifiesta

Los representantes de las entidades gremiales agropecuarias de La Pampa dieron a conocer un comunicado este sábado vinculado con la reunión mantenida el viernes con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez. En el mismo vuelven a cuestionar los dichos del funcionario nacional en oportunidad del lanzamiento del Proyecto de Ley Agroindustrial sobre el trigo, maíz y carne, apuntan que no todos los mencionados en el parte de prensa difundido luego del encuentro por parte de las autoridades estuvieron presentes en la reunión, insisten en el cepo a las exportaciones, se refieren a la inflación a la que califican de galopante, reclaman previsibilidad en las políticas públicas, entre otras cosas.

El comunicado lo difundió la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa. Expone que «con motivo de la invitación realizada por el gobierno provincial a una reunión de trabajo con el ministro de Agricultura de la nación Julián Domínguez, las entidades del campo participamos de la misma como es nuestra costumbre de mantener el diálogo con las autoridades con el fin de hacerles llegar nuestras inquietudes reclamos y necesidades».

Pide «libertad para producir» e interrogan «quién paga el perjuicio de la suspensión de exportaciones de carne».

«Debemos aclarar que en el comunicado de prensa del Ministerio se involucra en la presencia al encuentro a muchas personas que no estaban presentes», señalan.

Puntualizan que «al sector se lo deje en libertad para producir» y que «el cepo a las exportaciones no es el camino para que los productores se motiven en producir más».

«El problema de la mesa de los argentinos es la inflación galopante en la que se encuentra el país», manifiestan, a la par de sostener que «la desaparición de muchos pequeños productores fue por falta de rentabilidad».

«No estamos de acuerdo que se hable de que el trigo, la carne y el maíz son bienes públicos y que sea estado sería el que orientaría los saldos exportables», reafirman en línea con lo sostenido por CARBAP el día jueves.

Reclamaron «previsibilidad en las políticas publicas con el fin de poder programar una ganadería a largo plazo por ser esta un proceso biológico que obliga a tomar decisiones que su resultado se vea a tres años vistas como mínimo».

«También se le pregunto quién se hace cargo del perjuicio que se le ocasionó al productor con el cierre de las exportaciones de la vaca a china y dejando en claro que para esto no se necesito de una ley sino un simple decreto», completa el documento.